Museo

Situado a una hora de París, el pueblo de Giverny conserva todo el encanto de antaño, mostrando de igual forma que en la época de los impresionistas, las diferentes caras de las colinas frondosas, los campos frutales y los jardines floridos, bajo la luz cambiante de Normandía.

En este lugar histórico, conocido en el mundo entero gracias a Claude Monet, se puede descubrir la atmósfera impresionista y los cuadros inspirados por este movimiento.

El «musée des impressionnismes Giverny» presenta cada año dos o tres exposiciones temporales que reúnen las obras originales de los nombres más importantes de la corriente impresionista, especialmente de la colonia de pintores de Giverny y del valle del Sena. En función de las exposiciones, las obras presentadas provienen de las colecciones más importantes tanto de Francia como del extranjero: el musée d’Orsay, el musée Marmottan, la National Gallery of Art de Washington, e incluso de colecciónes particulares.

Situado a dos pasos de la casa y de los jardines de Claude Monet, en el museo así es posible encontrar una mirada diferente de la historia e influencias sobre el arte contemporáneo de este movimiento internacionalmente reconocido. Situado en un enclave ideal, nada al a Normandía y a medio camino entre París y Rouen, Giverny se convierte en una etapa imprescindible y punto de partida de un recorrido impresionista.

.